15 de julio de 2008

¿Y por qué no te escribes una novela de... ?

De entre la larga lista de consejos no pedidos que se le proporcionan a un autor novel (pues a los consagrados nadie los aconseja), incluyendo aquéllos de contar historias tomadas de la vida diaria inmediata del autor en cuestión, están los ineludibles de ¿Por qué no te escribes un cuento (muchos no están muy seguros de cuál es exactamente la diferencia entre cuento y novela) de...? Y pasan a formular el género de moda.

Sí, claro, los géneros literarios también se ponen de moda, como todo. Si la música, el cine, la ropa, los deportes y hasta los teléfonos se ponen de moda, ¿por qué no los géneros literarios? Hoy en día, por ejemplo, están de gran moda -entre los géneros narrativos- las novelas históricas y las novelas de "autoayuda". Entre las novelas históricas habrá que diferenciar aquéllas rigurosamente históricas de las que tan sólo toman un periodo en particular como pretexto para montar lo que llaman un "thriller" o novela de gran acción, suspenso y misterio combinados. La rigurosidad histórica entre estos últimos puede estar presente o no, eso dependerá del autor en cuestión. Pensemos en un Los Pilares de la Tierra, de Ken Follet o en un El Código da Vinci de Dan Brown y sabrán a qué me refiero. El primero hace transcurrir la acción en el período histórico escogido. El segundo transcurre en el presente pero toda la trama, la intriga y las motivaciones de los personajes se basan en sucesos acaecidos en el pasado. Ambas pueden catalogarse como novelas de "acción".

En cuanto a las novelas de "autoayuda" sólo diré un nombre: Paulo Cohelo. Creo que ahora se entiende a qué me refiero.

El punto es, y con independencia de la calidad de las novelas que llenan los estantes de best sellers de la librería local (algunas serán excelentes obras literarias, y otras sólo pseudo-guiones cinematográficos convertidos en novelas), que cuando alguien conoce a un autor novel y desea que le vaya bien, nunca suele tardar mucho en recomendarle que escriba "algo" en el género de moda. Esto por cuanto se tiene la percepción de que un escritor es precisamente escritor porque escribe. Lo que escriba es irrelevante, lo importante es que eso es lo que mejor sabe hacer. Y supongo que es también una inconsciente transmisión del pensamiento moderno que identifica todo quehacer humano dentro del campo de las relaciones del mercado: dado que los libros se venden, habrá que hacer algo para volverlos atractivos, por tanto, si el mercado está pidiendo novelas históricas, por ejemplo, hay que darle novelas históricas. Así, nuestro amigo el autor novel dejará de ser desconocido y finalmente podrá vender una historia.

La respuesta, por supuesto, es predecible. La literatura es arte. Por supuesto que se puede vender, como se venden las otras obras artísticas, pero siempre hay una zona entre el deseo por vender y la inspiración artística donde las reglas del mercado tienen poco poder y donde un auténtico artista no puede hacer nada excepto rendirse a su arte. El consuelo es que a la postre, salvo excepciones (o pésimas decisiones financieras del sujeto en cuestión, lo cual es otra historia), el arte es premiado y aunque no parecía que llenara las "expectativas" comerciales del mercado, se acomoda en él y el artista sale triunfante.

Así que, invariablemente, cuando un autor novel recibe esta clase de consejos, los agradecerá con cortesía y no hará comentarios. La verdad es que sólo, en la intimidad de su relación con su historia, sabrá si puede o debe sumergirse en ese consejo...

(Este tema me plantea otras reflexiones, a las cuales me referiré en entradas posteriores)

8 comentarios:

Fran dijo...

(Ah, qué gente más horrible; mencioné esta entrada en mi blog, cerré los comentarios y dije que vinieran aquí para dar su opinión, pero nadie lo ha hecho. Espero que al menos lo hayan leído.)

Laura dijo...

:):)

carlos maiques dijo...

Hola, buenos días o noches. Vengo guiado por la escritura transgénica. Da que pensar, Laura, por supuesto que sí. Un saludo.

Martikka dijo...

En mi conversación de hace tiempo con un editor, me dijo que mi novela no era comercial (hablo de una novela de hace 8 años), pero que podía escribir acerca de x. Además, me aconsejó que siguiera un esquema al escribir, cosa que me bloqueó por completo.
También me ofrecieron escribir libros de tipo "Cómo hacer que tu perro te obedezca", pero les dije que no, que no era a eso a lo que me quería dedicar.
Mi escritura surge de mí, y sólo eso me funciona. Pero esa conversación me provocó un gran bloqueo y me alejó de enviar nada más a ninguna editorial hasta hace unos meses, en que vuelvo a probar suerte.

Laura dijo...

Sí, no deja de ser intimidante que un editor te diga algo así. Hace tiempo llegué a pensar que, sin embargo, cada editor es un mundo y lo que uno puede creer que no funciona a otro le encantará. Es cuestión de dar con el que "sintoniza" con tu estilo...

Bienvenida, Martikka :)

Anónimo dijo...

Buenas, soy Juan Moisés, si no le convences a tu editor siempre puedes decidirte por la autoedición, yo acabo de publicar mi primera novela con Lulu.com, titulado “La Piedra Habbaassi” (http://www.lulu.com/content/5224769) y la verdad es que es muy facil de subir tu novela y publicarlo, solo has de seguir unos pocos pasos y además luego te proporcionan una tienda virtual donde se exponen todas tus obras, en mi caso es: http://stores.lulu.com/juanmoisesdelasernatuya
Espero que esto les sirva de ejemplo para que se animen.
Un saludo.

P.D. Sobre la novela en cuestion “Un descubrimiento casual sobre una cultura ancestral en Perú, los “Paracas”, es el origen de un interesante relato de viajes que conducirá al protagonista por tres continentes, a lugares llenos de encanto donde tendrá que hacer frente a las dificultades que irán surgiendo, a la vez sigue un camino de descubrimiento personal con numerosas experiencias que le conducirán a un crecimiento interior más allá de su imaginación. Una novela que mezcla a partes iguales información sobre los últimos descubrimientos científicos en neuroanatomía y psicología, con la tradición milenaria de pueblos desaparecidos

Laura dijo...

Gracias por la recomendación, Juan Moisés.

Juan dijo...

Hola

Je, je, je... Esto de por qué no escribes una novela de... Tiene dos vertientes.

La negativa es la que ya habéis expresado, sobre todo Martikka en su comentario. Parece que a un escritor le ha de gustar escribir sobre cualquier cosa o género y que, por tanto, uno acostumbrado a escribir novelas románticas le gustará igualmente escribir autoayuda...

La positiva... hay veces que me lo he planteado como ejercicio de taller literario. Concretamente... no me gusta en absoluto escribir sobre amor, pero alguna vez me he planteado que podría ser muy divertido escribir una historia romántica de las típicas, para variar. De hecho, hace muchos años, cuando escribía (lo dejé allá por el 2001 y aunque lo retomé hace dos años, ya no es lo mismo :-( ) una amiga me propuso escribir un cuento que tuviera una serie de elementos, y fue algo tan divertido que se convirtió en una novela que algún día acabaré. Eso sí, fui bastante gamberro y retorcí los personajes y la trama para reírme un poco de los tópicos, ya que los elementos, aunque muy genéricos, pegaban de forma natural como de cuento de hadas.

Un saludo.

Juan.