9 de julio de 2008

Los libros más vendidos...

El otro día estuve curioseando entre las listas de los libros más vendidos del mes. No las encontré (al menos las del mes de junio) pero sí me topé con un agradable comentario a propósito de este tema y me trajo a la memoria varios pensamientos que he debatido en alguna ocasión con otros escritores, particularmente noveles o emergentes.

Uno de los pensamientos tiene relación con las emociones que tales listas provocan. Siempre hay un grupo de intelectuales (no todos lo son realmente) que las rechazan, calificando los libros que las componen de "literatura de segunda" y declarando que no hay buena literatura que guste a las "masas", por lo que nunca se la verá en las listas de los libros más vendidos. El argumento siempre me ha parecido cizañoso, tremendamente cargado de envidia y falaz, por añadidura. Envidia, porque la verdad es que a todos nos gusta la idea de ser aceptados, gustados, o al menos leídos. Si estás en una de esas listas, al menos la mayoría de los que compraron tus libros los habrán leído y posiblemente les habrá gustado. Eso es agradable para el amor propio y la moral del escritor. Envidia también porque integrar dicha lista equivale a ser remunerado por un trabajo que te apasiona. Todos sabemos lo difícil que es vivir del arte. Entonces, si logras vender tus libros al punto de aparecer en las listas de best-sellers, ¡lo lograste! ¡Puedes vivir de tu arte! (lo que implica no tener que involucrarte en trabajos laterales que no te gustan pero te dan de comer). Y falaz, porque muchos grandes libros de la literatura universal fueron a su vez grandes best-sellers en su tiempo, cuando aún no eran reconocidos por la crítica especializada como clásicos (incluyendo al famoso Don Quijote de la Mancha).

Otro pensamiento guarda relación con el aprecio social del trabajo artístico. Vamos a dejarnos de excusas: la verdad es que el oficio del poeta, del escritor, o como quiera llamársele, ha sido visto por las gentes "decentes" de Latinoamérica (y posiblemente en España) como no-trabajo. Eso, no-trabajo. ¿Eres escritor? Pues entonces no trabajas. Holgazaneas, pues los artistas son tradicionalmente "vagos". Ah, ¿eres redactor de un periódico? Entonces sí tienes un trabajo. Pero, ¿cuál es la diferencia? Una muy sencilla: en una recibes paga, en el otro no. Las cosas cambian cuando logras instituirte en figura, es decir, cuando tus libros se venden y se conocen con amplitud. En ese punto logras cierta respetabilidad y tu familia ya no te mira con desconfianza sino con admiración. Ah, ya sirves para "algo". Eres remunerado. Entonces no eras vago, eras artista incomprendido.

¡Qué injusticia! Es un prejuicio muy extendido, pero no deja de ser prejuicio y de ser injusto. El arte no surge del artista por "generación espontánea". Es el resultado de arduo trabajo -verdadero trabajo- y si al final se obtiene el éxito, suele ser bien merecido. Habrá sus excepciones, pero serán siempre excepciones que confirmen la regla.

El caso es que estar dentro de la lista de libros más vendidos te permite acabar de golpe y porrazo con el prejuicio social antes descrito, muy común entre tus familiares cercanos, y por ende te representa finalmente obtener algo del prestigio social que siempre poseen los trabajadores honestos y responsables.

¡Así es la vida!

9 comentarios:

Fran dijo...

Tienes toda la razón, pero imagina, podría ser peor. Hay gente que cree que para que los que escriben produzcan grandes obras tienen que llevar una vida torturada, en la miseria, y morirse por exceso de alcoholismo.

Se cuenta esta anécdota de un noble español que visitaba a uno italiano. Este último elogiaba la figura de Cervantes y pensaba que lo tendrían en un altar. Cuando el español le contaba que en realidad ganaba poco y vivía endeudado, el italiano le confesaba: "pues si la pobreza es su inspiración, ¡ojalá muera en la miseria!" :P

Laura dijo...

:D :D
¡Eso más que injusticia es insensibilidad! Excelente anécdota, gracias por compartirla conmigo. ;)
Saludos, Fran

Fran dijo...

Me encanta el blog, ya lo tengo en mis favoritos. :)

Laura dijo...

:D ¡Gracias! :D

José Luis dijo...

Hola Laura, soy ch3p3 de Sedice.
Me alegra mucho haber encontrado tu blog, los articulos son bastante interesantes. Y como escritor, por supuesto, estoy totalmente de acuerdo con tus planteamientos.
Un abrazo desde Colombia.

Laura dijo...

Abrazos desde Costa Rica :)
Hola, ch3p3, me alegra encontrarte por aquí. ¡Saludos!

Proyecto de Escritora dijo...

Acabo de encontrarme con tu blog por casualidad y veo que es interesante, seguiré visitandolo.

Un saludo y sigue asi!

voy a seguir leyendo...

Leonardo Siré dijo...

Que lindo está tu blog Laura, te felicito. Además siempre me alegra cuando encuentro colegas, en esta tarea de los escribidores noveles, al menos así, no me siento tan solo al desandar este camino. Voy a poner tu blog entre mis favoritos, felicidades una vez mas estimada colega, y un beso grande desde Uruguay.

Laura dijo...

Hola, Leonardo. Gracias por tus comentarios. ¡Siempre es agradable encontrarse con otros colegas en otros puntos del planeta!
Eres siempre bienvenido por aquí.:)