8 de abril de 2012

De vuelta al texto (escrito)

No sé si les ha llamado la atención, pero a mí sí, el hecho de que ahora todo el mundo escribe. No digo que todo el mundo sea escritor ni que todo el mundo lo haga bien, tan solo digo que todos escriben. Todo el día, en diferentes soportes, de diferentes maneras, a diferentes destinatarios, a veces sin uno precisado, pero todos escriben.

¿No es interesante que después de tantos esfuerzos y tecnología para hacer que la gente pudiera hablarse cara a cara y de manera instantánea, lo verdaderamente moderno sea escribir? Es como si fuese la última reivindicación de la Escritura. Tenemos teléfonos celulares ultra modernos, llamados "inteligentes", que son capaces de conectarnos con medio universo, y los usamos... para "textear" o "mensajear", o sea, para escribir mensajes o pequeños textos. Tenemos un medio ultra masivo de comunicación mundial llamado Internet y lo usamos para... escribir mensajes, algunos largos, otros cortos, pero escritos. ¿Los foros? De escritura. ¿Las redes sociales? De escritura. Escribimos en Twitter, en Facebook, en Google+, en LinkedIn, y en cuanta red social se nos ocurra, escribimos.

Escribimos en blogs personales, escribimos en los blogs de los otros, construimos conversaciones enteras por medio del chat... escritas. Y muchos de los que trabajamos con Internet también escribimos infinito número de correos electrónicos día a día, en todas direcciones y a todo tipo de destinatario. Hoy, quien no sepa leer y escribir, se pierde casi toda la información, desde la que le es necesaria hasta la que es superflua.

Y no contentos con escribir en nuestro idioma, también nos atrevemos a escribir en otros idiomas, empezando por el inglés y siguiendo por todos los que ustedes prefieran.

¿Alguien temió alguna vez que la escritura sería superada por la comunicación oral e instantánea y que todos en el siglo XXI hablaríamos sin parar a larga distancia y olvidaríamos las viejas formas de comunicación heredadas por los antiguos? Pues andaba errado. La escritura ha alcanzado niveles nunca antes vistos de masificación, lo que ha vuelto el alfabetismo más importante que nunca. De hecho, tan es así, que hasta las novelas juveniles se están escribiendo en teléfonos hoy en día.

Todo el mundo escribe. De todo y sobre todo, a todos y al Todo. Y después nos preguntamos por qué hay tantas faltas ortográficas: ¡con tanta gente escribiendo, por fuerza tendrían que salir aquí y allá!

4 comentarios:

Begoña dijo...

La verdad que es fascinante. Me sucede cuando encuentro algún fotoblog por la red en el que algunos enamorados fueron hilando su historia. Los hay que son novelas escritas e ilustradas de fotografías y textos hermosos. Como cuentos no inventados, sino vividos en su ajetreo.

Es curioso como sin saberlo ahora cualquiera que maneje un ordenador puede ser novelista con solo vivir.

El tema me daría para largo, lo dejo aquí.
Saludos

Laura dijo...

Pues el uso de "bitácoras web" o "blogs" ha sido estricto: la gente de verdad ha registrado (y sigue haciéndolo) pasajes enteros de su vida de cara a millones de lectores anónimos que incluso los siguen como a celebridades. Sí, es interesante.

Saori dijo...

como dices cuando era niña la gente pasaba de las cartas al telefono y ya pocos gustaban de escribir, ahora que el telefono ha evolucionado a movil o son un jueguete o una camara mas que lo que en si es en realidad y ante todo otra ventana al internet o lo que es lo mismo, al face, al tuenti y otras redes socilas en especial los messenger, lo que es una ironia, antes se dejo la carta de lado y ahora nos entregamos a los mensajes de texto, y aquellos que gozan de intimidad se dan a las videollamadas, pero en general la gente vive pegada a pantallas y escribiendo como no hicieron en la escuela....

ahora es dificil llamar al resto del mundo escritor, yo considero a tal a una persona que se entrega en escribir y hacer disfrutar al lector, que valora lo que escribe asi como se esfuerza en dar un vocabulario en condiciones, muchos con escribir cuatro palabras ya se autodenominan con un titulo que en si es algo que uno se gana y se merece a juicio del resto.... es decir los lectores y aficionados que sigan al autor....

hoy en dia muchos escriben y a pocos se les puede denominar con un titulo que se gana a pulso...

lastima que con el internet cree tanta competitividad y pocos valoren lo que hacen, o peor lo que leen y el esfuerzo que pone el autor.

UN SALUDO.

Laura dijo...

Hola, Saori. Tienes razón en cuanto a que muchos no aprecian la labor de los (auténticos) escritores, pero creo que eso ha sido siempre así, desde mucho antes de Internet. Internet lo único que hace es intensificar la sensación.

Ahora bien, creo que, aunque hay mucha gente que no valora el trabajo de muchos autores, todavía el autor es una figura socialmente valorada. Me explico: cuando un autor logra sobresalir de entre el resto con sus trabajos siendo reconocidos y leídos por un número apreciable de personas, se transforma en una figura socialmente prestigiosa. Y eso es algo que Internet no destruye, más bien magnifica. Así que... no todas son malas noticias.
=)