8 de marzo de 2012

En este día...

No me he aparecido por aquí debido a mi trabajo (¡que ha sido descomunal durante estas semanas y no parece reducirse a corto o mediano plazo!), pero no puedo evitar hacerme unas cuantas preguntas en este día tan (tristemente) conmemorado.

Aparte de multitud de problemas muy serios que aún agobian la condición femenina en el mundo, incluyendo los países desarrollados, me preguntaba hoy en relación con el mundo de la escritura creativa lo siguiente:

¿Podemos decir que las escritoras han (hemos) alcanzado un nivel de aceptación equivalente al de los escritores? Si es así, ¿en qué nivel de aceptación? ¿Popular? ¿Académico? ¿Crítico? ¿Comercial?

¿En qué campos de la literatura descollamos y cuáles aún nos están vedados? ¿Es lógico que se nos estén vedados? ¿Podemos olvidarnos de un género "femenino" y afirmar que estamos presentes en todos los géneros con nuestra visión particular y nuestras diferencias individuales como escritoras, al igual que los hombres que escriben?

¿Podemos afirmar que hemos avanzado contra la discriminación presente en el propio lenguaje o solo hemos implementado/aceptado pobres sucedáneos, quizá apariencias de equidad lingüística basadas en falsos ejemplos?

¿Hemos logrado derribar los prejuicios en torno a la llamada "literatura femenina" o continúan tan fuertes como siempre? ¿Tenemos acaso que renegar de lo que escriben otras para que los hombres nos acepten? ¿Tenemos que escondernos detrás de seudónimos neutrales? ¿O eso ya quedó definitivamente en el pasado?

¿Somos nosotras las únicas lectoras de nuestros escritos o los hombres han aprendido a cerrar sus prejuicios contra lo que escribimos y nos leen en igualdad de condiciones?

En el mundo editorial, ¿recibimos los mismos niveles de pago/remuneración/regalías que ellos?

¿Hay una penetración aceptable de editoras, agentes literarias femeninas, libreras en el mundo de la escritora creativa? ¿O aún las casas editoriales y las principales firmas distribuidoras y de librerías son dominadas por los criterios masculinos? ¿Puede decirse que aún cuando haya editoras ellas juzgan las obras con criterios neutrales (artísticos, comerciales, de oportunidad) o se dejan llevar por una visión masculina?

Finalmente, ¿podemos afirmar que los libros que son escritos por mujeres son obras libres de preocupaciones sexistas, en las que la imagen femenina ya está asentada como un equivalente natural de su compañero masculino o siguen arrastrando prejuicios machistas o viejas luchas feministas que cargan ideológicamente las historias, de un lado o del otro?

Si la mayoría de las preguntas obtuvieron una respuesta negativa, entonces... este día sigue siendo tristemente necesario para recordarnos que aún tenemos mucho camino por recorrer, tanto de frente a nuestros teclados como de cara al mundo que nos rodea... =(

4 comentarios:

Begoña dijo...

Lo cierto es que los temas que las mujeres tocan en sus libros, en general, parecen no interesarles a los hombres. Y su escritura es catalogada por sentimental y demás adjetivos descalificativos a la mínima.
Se nota sobre todo cuando un escritor apunta a los mejores libros, o los más recomendados para leer. Es raro que alguna mujer escritora figure entre ellos y no será porque no las haya.
Es una pena, pero es tal que así, parece que la llamada "literatura femenina", aunque objetivamente ni sea tal cosa, es cosa de segunda categoría.
Si a mí me preguntasen qué libros me parecen mejores de todos cuantos he leído apuntaría tres títulos escritos por mujeres:
Paula, de Isabel Allende.
La muerte blanca, de Eugenia Rico
La flor del desierto, de Waris Dirie. ( y su segunda parte que no recuerdo el título.

De modo que en mi opinión, la escritura femenina cuenta, y mucho :)
Saludos

Laura dijo...

Desafortunadamente, es como tú lo dices, Begoña. Revisando, por ejemplo, una lista de autores reseñados por un comentarista local, no pude evitar fijarme que había una o dos escritoras (viejas, veteranas) en un cúmulo de más de veinte autores. ¿Por qué no reseñó más autoras? Supongo (pues no se lo pregunté) que simplemente no se interesó en leer más autoras. Y creo que ese prejuicio absurdo sobre la literatura "femenina" sigue imperando de manera poderosa entre académicos, críticos y lectores, incluso, lectoras. Espero que podamos cambiar esta situación en los años por venir, pero no será nada fácil.

Por supuesto, para mí la escritura femenina cuenta mucho.
Saludos a ti también =)

Germán Hernández dijo...

Cada interrogante que planteas es pertinente, ninguna puede ser respondida con un sí o un no tajante. Lo bueno, es que siento que vamos avanzando.

Saludos!

Laura dijo...

Es verdad. Supongo que lo ideal sería que pudiese contestar a todas con un sí, es decir, que pudiéramos afirmar que ya nos encontramos en una situación de auténtica equidad. Pero también es verdad que los ideales son ideales porque rara vez se convierten en realidades. (Sí, soy algo pesimista, lo sé).