30 de diciembre de 2009

Balance anual

Todo el mundo se ha dedicado esta semana a la entretenida tarea de fabricar listas: lo mejor del año en el cine, lo mejor del año en la literatura, en la música, en las artes plásticas, los peores eventos, los más recordados, los personajes más destacados -sea por buenas o malas razones-, etc. Es una especie de deporte y ¿por qué?, una satisfacción inevitable de la manía clasificadora y autocontemplativa de nuestra especie.

Dentro de este ambiente, ¿por qué no habría de hacer yo misma mi propia labor autocontemplativa? Después de todo, ya que me encuentro en el plan de alcanzar algún puesto entre el firmamento de escritores consagrados de las letras hispánicas, no estaría de más realizar la faena autocrítica al respecto. Y he aquí los resultados:

En cuanto a producción literaria... buee... Digamos que estuve poco prolífica. No fue uno de esos años en que logro terminar una novela nueva, o en que consigo alcanzar un buen número de relatos. Sin embargo, no diré que estoy insatisfecha.

Comencemos con los relatos. Fue más bien un años modesto: 12 relatos escritos durante este año, debidamente concluidos, y que yo considerara dignos de ser sometidos a la lectura ajena (escribí unos cinco más que no consiguieron semejante distinción y que no han sido eliminados sólo porque pueden servir de base a historias enteramente distintas). ¡Doce! De ellos, cuatro están aún presentados a un certamen literario, por lo que desconozco si podré considerarlos éxito o fracaso, otro más consiguió la distinción de finalista en el XXI Certamen Alberto Magno de Ciencia Ficción (Sueño Profundo) -lo cual es motivo de orgullo para mí, claro está-, y los demás... pues nada. Uno de ellos (que me gustó mucho) no logró hacerse un hueco en el Premio Domingo Santos 2009, y otro más apenas alcanzó el puesto no. 18 del Certamen Tierra de Leyendas VIII (Fantasías Controladas), por lo que no lo consignaremos como un verdadero triunfo. Fuera de los presentados a concursos, hay otro más que escribí expresamente para una antología creada por un grupo de autores de Sedice.com, la cual aún se encuentra en fase de producción. Este cuento, por tanto, es aún un éxito.

¿Novelas? Una de ciencia ficción, de corta extensión: 106 páginas, menos de treinta y seis mil palabras. Me sentí orgullosa de ella, pues abordé un tema poco familiar para mí, como es la estructura del cerebro, que al mismo tiempo me encanta y por el cual aprendí mucha información interesante durante mi proceso de documentación. La envié al Premio UPC 2009, pero no tuvo suerte. Ya consideraré otro destino para ella.

Aparte de dicha novela corta, inicié el viaje de una novela larga de ciencia ficción y fantasía que me está entusiasmando mucho, con la que he reunido una gran cantidad de documentación que aún debo escrutinizar exhaustivamente, y con la que de seguro pasaré ocupada el año próximo. Le tengo muchas esperanzas, pero aún está en pañales, así que no puedo considerarla como un "logro" del año 2009.

¿Revisiones? Realicé un dramático proceso de revisión de A Través del Portal volumen III, que será la tercera entrega y final de mi trilogía de fantasía, y que sólo lo dejó listo para un segundo e intensivo proceso revisionista, el cual acabo de iniciar justo esta semana. De manera que tampoco será un "logro" del 2009.

¿Publicaciones? Bueno, pues este rubro ha resultado ser uno de los más satisfactorios. Durante este año, si bien no publiqué la tercera parte de la trilogía mencionada, sí alcancé a ser incluida en sendas publicaciones en papel, tanto en España como en mi país, Costa Rica. En el primer caso, fue gracias a la inclusión de mi relato Por siempre otro en la antología Fabricantes de Sueños 2008 (AEFCFT), cuya publicación se dio en meses recientes. El segundo caso corresponde a la publicación de Posibles futuros: cuentos de ciencia ficción (EUNED), antología de seis relatos escritos por sendos autores costarricenses, incluyéndome. Este rubro alcanzó, pues, una alta cuota de satisfacción.

Con respecto a otras formas de escritura, debo añadir la creación de mi blog My own English adventure, que aunque no he logrado actualizar a menudo marca mi incursión en la escritura en otros idiomas, además de mi aporte a la lengua española en el blog Español, que confecciono en colaboración con el portal Orbislingua.com.

Este es mi año 2009. ¿Qué lograré alcanzar en el 2010? Lo ignoro, pero mis expectativas son altas y mantengo ilusiones de superar lo hecho hasta aquí y aún de acercarme más a mi objetivo de consagración como autora establecida. Ya veremos. ;)

Por ahora, sólo me resta añadir:

¡FELIZ AÑO NUEVO 2010!

4 comentarios:

J.E. Alamo dijo...

¡¡Feliz y Prolífico 2010!!

Guillem López Arnal dijo...

Te deseo un feliz año nuevo, prolífico como el que se va y lleno de éxitos.

Yosu Rc! dijo...

La verdad es que este no parece haber sido año de buenas cosechas para nadie. De todos modos, no te has parado. Eso es bueno.
Lo bueno es seguir avanzando por este camino...

Laura dijo...

¡Gracias, igualmente, Guillem! Seguir caminando es la clave, Yosu Rc, supongo, pues sí hubo algunos que vieron su suerte cambiar a bien este año ;)
Por cierto, J.E., feliz año también para ti, con más publicaciones ;)