30 de septiembre de 2008

La muerte también es un tema

Sea que despierte fuertes emociones de terror o miedo, sea que se la vea como la gran salvadora, como el último descanso o la peor desgracia, la muerte es uno de esos grandes temas literarios que pocas veces falta en cualquier género literario. Desde los poetas hasta los ensayistas, desde los dramaturgos hasta los novelistas o cuentistas, la muerte siempre ha estado presente, como tema, como personaje, como recurso, como reflexión. Y pienso que lo seguirá estando, pues no por casualidad suele ocupar las preocupaciones y ansiedades de la especie humana desde siempre y por siempre.

Claro que hay géneros para los cuales el tema de la muerte resulta obvio. En la novela negra es uno de los temas centrales, desde que el crimen es parte sustancial del desarrollo de las historias. Otro género en que la muerte es moneda corriente es el terror: allí inclusive puede convertirse en personaje. Los dramas o las novelas de denuncia social suelen girar entorno a la muerte, ya no como un desafío ni como un personaje siniestro, sino como una cruel realidad. Y en la novela romántica (la del Romanticismo literario, no la novela rosa de los últimos años) la muerte es el final lógico, incluso necesario, de los protagonistas.

En otros géneros, la muerte puede ser también tema aunque no resulte obvio. En la fantasía y en la ciencia ficción suele aparecer como recurso secundario o consecuencia natural de cierto tipo de acciones, pero en algunas obras se vuelve tema central. En la novela histórica suele ser visto como parte de la realidad que se describe, pero también puede ser usado como tema conductor. Igual sucede con las novelas psicológicas o las filosóficas.

Sea como se utilice, el tema de la muerte posee un enorme potencial de combinación con otros grandes temas, como el amor o el Destino, con los cuales puede (y suele) combinarse muy bien. En los best-sellers resultan una alianza muy lucrativa, pues casi no habrá thriller o novela rosa en la que el amor no se vea mezclado con la muerte o el Destino ¡o ambos!

¿Inspiración? En todo sentido. ¡A escribir, llevados de la pasión que despierta la presencia de la Muerte! :)

7 comentarios:

José Luís Romero dijo...

Hola, me presento. Soy Jose Luis Romero, barcelonés, y acabo de publicar mi primera novela, una novela negra, con tiros y todo, que transcurre en la Barcelona actual. ¡Que miedo!
Os dejo (con vuestro permiso) un pequeño extracto y la dirección de mi blog blog.

...En una ciudad tan populosa y cosmopolita como Barcelona en cualquier lugar hay broncas, en cualquier momento se comenten asaltos o te topas con borrachos al volante. Y la noche es otro país con otro idioma, donde predomina la palabra gruesa, el gesto seco y donde campan a sus anchas los pirados que se dedican a incendiar coches y contenedores para divertirse. A esas horas el peligro y la violencia aumentan exponencialmente, sobre todo en el centro. Por algo Las Ramblas se encuentra en el ranking de las diez calles más peligrosas del mundo....
...Otra cosa era el resto de la Plaza y sus aledaños, donde se movía otro tipo de ambiente. Un batiburrillo de gente de la más baja extracción se daba cita también allí. Los bancos públicos y los suelos estaban ocupados por una variopinta hueste antisocial: gente sin patria ni techo, pedigüeños, camellos, borrachos, drogadictos, liendrosos, feos y los más guarros de Barcelona y otras ciudades europeas se congregaban cada noche entorno al sembrado de terrazas más caras de la Barcelona cosmopolita, una milicia que había renunciado al amansamiento impuesto por el sistema y había asumido el extremismo social como forma de vida...
Extractado de SIEMPRE QUISE BAILAR COMO EL NEGRO DE BONEY M...

http://minovelanegra.blogspot.com/

John Anthony dijo...

La muerte siempre está presente en nuestras vidas. Unas veces mas evidente, otras mas callada.

La palabra muerte, no saber que pasará tras de ella, o simplemente morir, nos revolotea sobre la cabeza casi continuamente.
Realizamos funciones vitales para no morir, tal vez incoscientemente, pero en realidad lo hacemos por ello: para no morir. Nos cuidamos para vivir lo maximo posible.

La muerte es tan comun y a la vez desconocida, que es realmente normal utilizarla como recurso literal. De esa manera, en ciertos casos, podemos hacernos una idea de como será y que le seguira. Como en el libro de la Divina Comedia, que parece una guia para quienes vayan a ir al infierno.

En fin, que me enrollo. Buen blog y buen post. Chao.

Delphos dijo...

Hola, gracias por el comentario de hace un tiempo en mi blog, espero te acuerdes, te cuento que pienso terminar una gran idea que me esta dando vueltas en la cabeza hace tiempo, una novela con elfos, magia es decir mucha aventura, tengo bastante adelantado el proyecto, espero me resulte agradable.

Cuidate y nos vemos en mi blog
http://delphosfriki.blogspot.com

Víctor González dijo...

Esa parte ataractiva por desconocida, tenía y de hecho lo hace, que dar un juego casi mágico en cualquier texto. Bien combinada lo impregna todo de una "vida" especial, de realidad a la postre, de continuidad entre los ojos y la letra impresa.
Saludos.

Laura dijo...

Alguien dijo que comenzábamos a morir en el minuto siguiente de nacer. Supongo que es verdad, en cierta forma, aunque resulta algo dramático. ;)
Felicidades por tantas novelas en proceso. Es notable el carácter universal de la literatura que aún hoy, en pleno siglo XXI, la muerte sigue siendo un tema y hasta una obsesión, un motivo de inspiración y también de filosofía... :)

Iris de Brito dijo...

Hola, Laura. Andaba vagando por ahí en las calles empedradas de internet y me encontré tu casa... Muy tica, la verdad. Y muy luminosa.
Me dijiste que uno de los grandes temas es el amor de pareja y el segundo, la muerte... yo quiero saber cuál es el tercero...
Un saludo y felicitaciones. Tu palabra es muy natural.

Laura dijo...

Hola, Iris, bienvenida :)

Hablé de tres grandes temas (para mí, grandes temas) que son el amor pasional, el Destino y la muerte. Los tres se entrecruzan, se contraponen o se alían para formar grandes historias, o a veces tan sólo para lograr que surja una historia. ;)