23 de mayo de 2012

Escribir un best seller

Miente, o es realmente muy idealista, quien no se habrá preguntado alguna vez, en la oscuridad de sus sueños aún no cumplidos de convertirse en escritor profesional, cómo podría encontrar la fórmula para escribir algo que realmente se venda como pan caliente y le permita, por tanto, dedicarse a la escritura de forma exclusiva. ¡Son tantas las ilusiones puestas en cada proyecto y tantas las frustraciones que vienen detrás, que mirar una vitrina de librería y contemplar el último gran súper ventas brillando en todo su esplendor no puede menos que provocar estos pensamientos!

Los best sellers son malos. Los best sellers son productos comerciales encargados por las editoriales para llenarse los bolsillos. Un buen escritor jamás debe aspirar a escribir best sellers si no quiere traicionar la Literatura. Blah, blah, blah. Todos sabemos que esas frases son cliché, que pueden decir alguna verdad de muchos libros, no necesariamente "best sellers", pero que muchas veces solo reflejan una realidad incompleta. El mayor best seller del mundo de los últimos 50 años es La Biblia. Mal puede ser considerada un producto editorial fabricado para las masas. El segundo son los pensamientos de Mao. Igual consideración.

Los best sellers no son otra cosa que los libros más vendidos. Eso es todo. Y se venden bien porque la gente los compra en cantidades masivas. Y la gente los compra en cantidades masivas porque... bueno, por un sinfín de razones, entre las que sí se puede destacar, claro está, el mercadeo agresivo de las grandes editoriales detrás de sus títulos más "comerciales", pero también están otros factores. La mayoría de los libros que se venden bien tienen una calidad media, aceptable. Son libros agradables, entretenidos, que aportan al menos placer al público lector y quizá otras cosas. Algunos incluso son buenos libros, de la literatura considerada como gran arte. Otros, los menos, son libros reguleros que tuvieron la buena suerte de ser patrocinados por alguna editorial poderosa, pero que no dejarán huella en ningún sentido. Prácticamente ninguno es realmente malo, lo que convierte al best seller en una aspiración razonable para cualquier escritor de oficio que quiera tener al menos un título que le financie todos los demás.

Pues caemos otra vez en la pregunta: ¿cómo escribir un best seller? La única manera de saberlo es si también conocemos las razones específicas por las que un libro se convierte en un súper ventas y por las que otro pasa inadvertido. Algunas son obvias: mercadeo poderoso, alto número de ejemplares, fuerte campaña de promoción con aplicación de muchas clases distintas de técnicas, incluso de alta tecnología. Otras razones no son obvias, en particular cuando hablamos de libros no-encargados o no-patrocinados por ningún ente editorial poderoso, que suelen ser, de paso, los más mega vendidos. ¿Qué tiene ese libro para que se venda así?

¡Púf! Nada en particular. El autor dio con una idea y supo desarrollarla. Creó un personaje o un grupo de personajes atractivo, carismático, contó una historia interesante, quizá desarrolló algún tema humano convergente con el tiempo y el lugar, quizá explotó un tema de modo de manera original y atrevida, tal vez supo no solo abrir la historia sino también cerrarla, de manera que al final sus primeros lectores reaccionaron conmovidos, recomendaron el libro a sus amigos y colegas, el rumor se esparció y de pronto... surgió un súper ventas.

En el enlace original de esta pregunta, el articulista reflexiona sobre la lección de trabajo que le dio una medallista olímpica. A la pregunta ¿cómo consiguió su medalla?, ella respondió: Entrenando todos los días, por cuatro horas sin parar, en la enfermedad o en la salud, durante veinte años. No hay más misterio: practicó, trabajó, entrenó.

Ningún best seller surge de la noche a la mañana. Todos han sido el producto de un trabajo continuo y dedicado de alguien que se apasiona por lo que hace y quiere hacerlo bien. Sí, incluso los encargos. Y no se trata simplemente de querer alcanzar el estrellato. La mayoría no lo consigue, pero sí es posible vivir de la escritura creativa a niveles más que aceptables, con un volumen de ventas decente y disfrutando del oficio, pero se debe estar preparado para escuchar una verdad que no siempre gusta: el aprendizaje es largo, las fórmulas no existen y solo la práctica hace al maestro.

Ni más ni menos.

5 comentarios:

Begoña dijo...

En un programa de radio Almudena Grandes, que es una escritora española; contaba que cuando recibió un premio de literatura la gente le decía qué suerte. Como si el premio fuese algo que le hubiese tocado porque sí, no por haber estado trabajando en ese proyecto día y noche durante muchos años, tanto al teclado como en el pensamiento. Lo contó de una forma muy divertida, y para resumir afirmó: lo que ellos llaman suerte no es suerte, es trabajo, y si gané el premio fue porque me presenté a él. Sin haber escrito el libro y haberlo presentado al concurso esa suerte que ellos dicen no hubiese sido posible.

Sobre los best seller, decir que hay grandes literatos que desconfían de ellos. Que dicen que son mala literatura y bla bla bla. Yo prefiero la gente que lee un best seller detrás de otro a la gente que tiene en casa una colección de obras clásicas de literatura y jamás leyó un libro porque los tiene para presumirlos ante los demás.

Sobre publicar yo sueño con publicar un libro algún día. Con crear un mundo imaginario capaz de enamorar a los demás tanto como me enamoró a mí al teclado. No por fama ni por dinero, lo verdaderamente importante nunca se podrá comprar.

Saludos

Laura dijo...

Hola, Begoña. Pues sí, lo que más me agradó del comentario del articulista que cito en la entrada es la manera en que anuncia la realidad a los aspirantes a escritores profesionales: (lo parafraseo y resumo)"Lo primero que les voy a decir, amigos, es que les espera un largo aprendizaje. Muy largo. Y que poder publicar y asentarse como autor regular toma años de trabajo, disciplina y constancia. No hay milagros. Ni siquiera en quienes parecen haber vivido uno."

Lo del "best seller" es en realidad una aspiración de seguridad. No todos los escritores profesionales logran un best seller, pero tienen entre sus títulos sus propios libros mejor vendidos que les han permitido dedicarse a esta actividad como medio de vida. Y es de entenderlos. Si uno sueña con convertirse en un gran profesor de lengua o de matemática o de religión y lo consigue, magnífico. Sé profesor toda tu vida y consigue realizar tus sueños de una vida dedicada a la enseñanza. Pero si uno lo que quiere es ser escritor creativo profesional pero tiene que aceptar un puesto de enseñanza para pagarse las facturas, no es de criticarle que desee convertir lo primero en su exclusiva actividad y dejar el profesorado.

Cuando consigas publicar tu libro, que suele ser siempre el primer peldaño de todo escritor, es muy posible que quieras también que te lo lean y lo comenten y que si tiene éxito te permita publicar el siguiente, porque como tú bien sabes, Begoña, un escritor no cría una sola historia, sino toda una familia de ellas detrás ;)

MARIA LL MORAGA FERRANDIZ dijo...

Hola Laura estoy de acurdo contigo. A mi me ha gustado leer desde que comencé a juntar letras y llevo tiempo escribiendo aunque todavía no he publicado apenas nada. Es un proyecto. Una novela y casi acabado un libro de relatos. Me sentiría muy halagada si pudieras entrar en mi blog para verlo. Aunque será mucho pedir. Gracias.Mi blog es: diariodeunafuturaescritora.blogspot.com

Laura dijo...

Hola, María. Pues sigue adelante.=)Lo más importante es escribir el libro. Después podrás preocuparte por el proceso de publicación, que en los tiempos que corren, puede ser llevado de muchas maneras diversas =)
Saludos.

aprenderescribir dijo...

Me gusta tu artículo y comparto, el camino es largo, de aprendizaje, de práctica, organización y sobre todo disciplina.

Creo que los best seller han sido producto de un trabajo sistemático de lectura, aprehensión de conocimientos y acción, y esto último está relacionado con tu capacidad de emprender un proyecto y llevarlo a feliz término a pesar de los obstáculos que tengas en el camino, intervienen la confianza en sí mismo, el autoconocimiento y la autoestima.
Les dejo un recurso que les ayudará en su proceso de escritura creativa. Son 10 sencillos pasos para iniciarte en el mundo de la escritura creativa.
http://aprenderescribir.wordpress.com/2013/02/28/cursos-virtuales-de-escritura-y-recursos-para-escritores/